Buscar este blog

viernes, 8 de febrero de 2013

Medios de protección cerebral



El cerebro tiene diversas barreras de protección contra accidentes y contra algunas enfermedades, estás son en primer lugar, el cráneo, pero también se cuenta con un líquido que sirve de amortiguador contra golpes,  que es además una barrera biológica, y finalmente tiene las meninges para protegerlo contra infecciones.

El cráneo es una estructura ósea, no expansible en el adulto, recubierta por el cuero cabelludo  y formado por la combinación de 8 huesos yuxtapuestos, 2 pares (temporal y parietal) y 4  impares (frontal, esfenoides, etmoides y occipital), que forman una caja ósea asegurando la protección del cerebro y sus envolturas.

Comprende dos regiones bien diferenciadas: la bóveda y la base. La primera está formada por los huesos frontal, parietales y occipital, unidos por las suturas (coronal, sagital y lambdoidea) y presenta dos capas óseas sólidas, la externa y la interna separadas por un tejido esponjoso llamado diploe.

Durante el primer año de vida, debido a la presencia de las fontanelas y la no consolidación de las suturas puede haber un aumento de la circunferencia cerebral producto de un incremento de la presión intracraneal.

A partir de los 18 meses de vida se cierra la fontanela anterior y el cráneo comienza a ser una caja rígida poco distensible. La base del cráneo la forman los huesos frontal, etmoides, esfenoides, temporales y occipital, y está atravesada por numerosos agujeros por donde salen nervios y venas y por donde penetran las arterias nutrientes del cerebro. La bóveda y la base limitan así la cavidad endocraneana que contiene al cerebro en si mismo.

 Otro medio de protección es el líquido cefalorraquídeo, éste ocupa el 20% del volumen de la bóveda craneana. Es un líquido que fluye hacia el sistema nervioso central incluyendo la médula espinal. El volumen promedio en niños es de 90 ml, con una producción de 0,35 ml por minuto. En situaciones de aumento de la presión endocraneana este líquido es el responsable de mantener una presión intracraneal dentro de límites normales desplazando su volumen hacia los espacios de reserva.

 La siguiente barrera de protección son las meninges que son 3 membranas que envuelven al sistema nervioso central. Si se les mira de la más externa a la más interna se encuentran: duramadre, aracnoidea y piamadre. La duramadre se conoce también como paquimeninge y las dos últimas en conjunto se les llama también leptomeninges.


La duramadre es la envoltura más externa del cerebro, constituida por tejido fibroso, sólido y espeso, habitualmente adherida a la tabla interna del hueso formando compartimientos independientes que protegen al cerebro de desplazamientos masivos durante los golpes o situaciones de desaceleración bruscas.

Mientras que la aracnoidea es una membrana transparente y avascular que recubre el cerebro pasando como puente entre los surcos y las circunvoluciones. Entre el cerebro y la aracnoides existe un espacio donde circula el líquido cefalorraquídeo. Finalmente, la piamadre es la membrana muy tenue y muy vascularizada unida íntimamente a la corteza cerebral a la que sigue hasta en sus más mínimos repliegues. 

Si bien todos estos medios de protección se desarrollaron para cuidar de las estructuras del cerebro, existen situaciones para las que no fue diseñado, por ejemplo, evolutivamente el cerebro no fue diseñado para la desaceleración que se presenta cuando un auto frena bruscamente, lo cual crea un movimiento que envía la cabeza primero hacía adelante y luego hacia atrás, haciendo que el cerebro rebote sobre las paredes del cráneo, lo cual es letal pues puede romper las estructuras de conexión entre la médula espinal y el cerebro, ante esto, se hace imprescindible a falta de otra forma de cuidado, el uso del cinturón de seguridad cuando se está en un auto que puede frenar en cualquier instante.

Referencias


  Bingmei, MF. (2012) Experimental methods and transport models for drugs delivery across blood-brain barrier. Current Pharmaceutical Biotechnology. 13 (7) 1346-1359. 


Sabogal Barrios, R.,  y Moscote Salazar, L. (2007) Neurotrauma: Fundamentos para un Manejo Integral. Cartagena. España.

Saunders, NR.Liddelow, SA., and Dziegielewska, KM. (2012) Barrier mechanisms in the developing brain. Frontiers in Pharmacology. Available at: http://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC3314990/