Buscar este blog

lunes, 11 de marzo de 2013

Dibujando el alma y la inteligencia de un niño



Bill Waterson escribió e ilustró una tira cómica diariamente desde el 18 de noviembre de 1985 hasta el 31 de diciembre de 1995, la cual exponía la mente de un niño de 6 años que junto con su tigre de juguete, protagonizaron toda clase de aventuras que rebosaron la imaginación de su creador y tocaron los corazones y mentes de muchos.

La imaginación y la creatividad son los ingredientes principales de las historias que sin afán educador, permitió a muchos comprender la mente infantil, criticar a la sociedad y sobre todo, exponer el papel de la educación en la niñez.

En una ocasión dicté una conferencia que comencé mostrando el libro que más me había enseñado sobre cognición infantil y al mostrar a Calvin y Hobbes la audiencia se alistó a abandonar el auditorio, pero los ejemplos no pudieron mostrar de mejor modo el cómo miran algunos niños la realidad y la manera en que como adultos moldeamos las mentes de los pequeños.

 Buscando en Wikipedia la publicación sobre esta famosa pareja dice que reciben su nombre como homenaje a Juan Calvino que fue un teólogo fránces que vivió en el siglo XVI y por Thomas Hobbes quien fuera un filósofo inglés nacido durante el siglo XVII y sin duda la genialidad de ambos personajes hacen honor al par de mentes que les dieron nombre.

La tira gira en torno a la amistad imposible de romper entre Calvin, un niño norteamericano y su tigre de peluche llamado Hobbes, a quien le gusta comer atún, quienes viven toda clase de aventuras empleando elementos simples que encuentran en su medio.

Calvin es el único que puede hablar y ver a Hobbes más allá de su figura de tigre de trapo. Los padres de Calvin, constantemente lo miran haciendo locuras pero casi nunca intervienen en sus actividades mentales. Finalmente, no le hace daño a nadie.

Las historias siempre reflejan la amistad y los descubrimientos que Calvin comparte con su tigre, el cual siempre tiene una frase acertada para su pequeño amigo y pocas veces se les ve interactuando con los padres, los cuales aparecen en las historias solo para fundamentar el papel de la familia y los adultos en la vida de los niños.

  Por supuesto Waterson aprovechó este espacio de expresión para criticar diversas esferas sociales, desde la incongruencia de los padres al educar a los niños, como en el caso de esta mini historia donde Calvin da muestras de que ha aprendido que a su mamá no le gusta que ensucie el piso...

Hasta la educación como medio de desarrollo personal, lo cual además es aún más fuerte pues es el niño quien confronta a los padres con la firme idea de que quizá la educación no es exactamente lo mejor para él.                                                              
Pero desde un nivel cognitivo lo que impacta de la historia es la capacidad de Calvin y Hobbes para comprender el mundo, resolver dilemas y por supuesto, adaptarse a su realidad, De ahí que no es difícil encontrar ejemplos que permitan explicar el pensamiento infantil, por ejemplo las nociones Piagetianas, en las cuales de primera instancia dibuja la capacidad del niño para observar la realidad e intentar explicarla aunque falle en comprender la transformación de los objeto, hasta abstraer y explicar temas tan complejos como la primera Ley del Movimiento de Newton y si  usted le parece hilarante la explicación, tome en cuenta que Calvin solo tiene 6 años y usa los recursos mentales a su alcance para explicar algo que los estudiantes solo repiten o copian de un texto y que aún para un adulto promedio es un tema complejo.
 
  Por supuesto más tarde será capaz de aplicar las leyes de la física no para molestar, sino como un ejemplo de que las teorias de la  física son aplicables a la realidad. Esto revela una capacidad infantil para comprender y aplicar las mismas que se transforman en planeación y ejecución de ideas que no siempre son bien recibidas por los adultos:

Es así que es posible mirar la capacidad cognitiva de los niños más allá de lo que los salones de clase brindan de manera limita, a veces restringiendo incluso las capacidades inventivas de los niños.

Es cierto que esta es solo una historieta, pero ¿y si todos los niños son iguales?.

Por supuesto en aquel entonces no existía el Déficit de atención, de otro modo Calvín habría terminado con un psicólogo que sin duda le habría aplicado miles de pruebas para asegurar que el niño tenía un daño cerebral.

 En ocasiones Calvin compartía su imaginación con los adultos, mismos que no la apreciaban y tal vez  haya sido por eso que decidió refugiarse en Hobbes, con quien tenía un pacto de respeto  y además se convirtió en su mejor amigo, esto le permitía alejarse del mundo de los adultos, quienes lo acosaban con obligaciones y comidas que nunca disfrutaba.

Gracias a ello era posible disfrutar sus ocurrencias, maravillas creativas y explicaciones contundentes que siempre estaban salpicas por los juegos entre ambos, siempre juntos, sin barreras de pensamiento, sin violencia y cuando la misma afloraba, todo terminaba con un abrazo entre ambos.

Esta imagen es un ejemplo de cómo el autor era capaz de comprender la mente infantil. Es cierto que el autor es un adulto, pero en solo 4 dibujos nos recuerda que los objetos tienen mil y un usos, mismos que no se nos permite en el mundo adulto donde la lista de No´s es inagotable. 


Pensamiento reflexivo, uso y manejo de información, metacognición son solo de algunos temas explorados en la mente de un niño que miraba la vida más allá de lo que los adultos se permiten usualmente, con lo cual nos hace preguntarnos ¿cuándo dejamos de ver la vida con esa simpleza?

Es así que la diversión de los niños es posible más allá de las asignaciones escolares, mismas que Calvin logra comprender perfecto, pues al fin y al cabo la mayoría de las tareas no son leídas por los maestros, ¿le hizo reír? reflexionemos un poco lo que hacemos todos los días dentro de los salones de clase, donde solo se infla las ideas débiles, se oscurece el razonamiento pobre y se inhibe la claridad,  y ¡todo suena tan elegante!.

Tal vez por eso su autor reflejó tanto la felicidad infantil, misma que le ayuda a tener inspiración todos los días para obsequiarnos un ejemplo de la genialidad infantil que ignoramos por nuestra prisa por verles crecer como hombres y mujeres de bien, sin recordar a veces que hoy son niños, capaces de ver la vida diferente, y que poco a poco van aprendiendo a tener miedo a los errores, a los adultos y a la vida

 Quizá eso hace esta historieta tan sofisticada desde el punto de vista de desarrollo cognitivo de los niños, porque cuando los adultos los miramos, lo hacemos con nuestras propias perspectivas y teorías dogmáticas que buscan explicar el funcionamiento de todo, sin permitirnos simplemente escuchar.

Waterson lo plasmó perfecto en esta caricatura, donde le pide a Calvin inspiración y Calvin le responde que tal vez no se sienta inspirado de lo que es valioso para él.

Muestra fiel de que los adultos esperamos mucho de los niños, pero no les escuchamos, solo les damos obligaciones.

Ojalá un día seamos capaces de que las escuelas recuerden que los niños son más que respuestas en un examen y números del Banco Mundial que garantizan fondos para que continuen perpetuando una educación que ata a un pupitre y mata la creatividad. Ojalá un día... haya muchos Calvins hablando con Hobbes sobre filosofía, física o sobre como disfrutar el verano al máximo.

Nota, si desea ver las imagenes de modo que se puedan leer, solo de click en cualquiera y aparecerán en tamaño real todas las imagenes.

4 comentarios:

María dijo...

¡Hola! Soy maestra y también me encanta Calvin & Hobbes. Excelente análisis, deberíamos tenerlos más presentes.

¡Un saludo!

Alma Dzib Goodin dijo...

Mil gracias María por tu comentario. Que bueno que te ha gustado esta entrada, y estoy de acuerdo contigo. Nadie más ha dibujado mejor la mente infantil!

Taína dijo...

Hola. Me encanta Calivin y Hobbes y me parece interesante tu análisis. Prro te hago una observación: tienes errores de traducción en algunas historietas.

Alma Dzib Goodin dijo...

Estimada Taina:

Mil gracias por leer esta entrada, y agradezco tu comentario. Usualmente las traducciones no son lo mejor, nada como leer el original:)