Buscar este blog

viernes, 11 de abril de 2014

El cerebro no está programado para leer o escribir


Seguramente el título es algo confuso, pero aquí les cuento cómo fue que llegué a ello.

Tengo una asesorada que estudia cognición musical y su trabajo propone la idea de que existe relación entre los procesos de lecto-escritura de la música y del lenguaje natural. Hemos escrito un par de artículos al respecto que esperamos se publiquen en breve, pero mientras hacíamos comentarios a su tesis, en un párrafo le escribí la siguiente nota: recuerda que el cerebro no está evolutivamente programado para leer y escribir. 

Ella me conoce bien y por supuesto ha leído mis escritos tanto científicos como mi blog, así que nunca imagine que ese comentario nos llevara a una explicación fascinante que ahora me permito compartir con todos ustedes.

“El cerebro procesa el aprendizaje, incluyendo el proceso de lecto-escritura, ¿cómo me dices que no está evolutivamente programado para ello?”

El proceso evolutivo ha llevado a las especies a adquirir diferentes habilidades, mismas que han llevado miles de años para hacerse parte del sistema, y con ello, conquistar una estructura cerebral que la comande.

La visión por ejemplo, es una victoria que ha llevado mucho más tiempo que el desarrollo del lenguaje. Cada triunfo evolutivo es un proceso de adaptación, el cual implica distintos de prototipos que parece nunca llegan al producto final, pues la naturaleza hace ajustes dependiendo del ambiente, y aunque a veces damos por hecho que nacemos con nuestras fabulosas capacidades, ha de comprenderse que no todas ellas tienen un complemento genético.

Ese es el caso del proceso de la adquisición de la lecto- escritura, no es algo que ni siquiera ontogénicamente se presente desde el momento de nacer,  pues los niños requieren al menos entre 4 y 6 años para comenzar la adquisición del proceso, y muchos más años para consolidarlo.

Pensemos en términos de historia de la evolución humana, el lenguaje es un proceso que requiere de la audición para el reconocimiento diferenciado del alfabeto del idioma materno, y eso implicó que el desarrollo de la audición, y probablemente, los primeros rasgos acústicos fueron medio-ambientales, lo cual permitió comenzar a diferenciar los distintos sonidos como la lluvia, el canto de los pájaros o sonidos de animales salvajes, que con muchos años y esfuerzo, llevaron a la conquista del lenguaje, el cual a su vez,  es un trofeo del homo sapiens.

El desarrollo de la visión se calcula en 600 millones de años en los vertebrados, muy a la par de la audición. Si pensamos en el calendario cósmico que Carl Sagan nos dio para ubicar la vida en la tierra, podremos darnos cuenta que el lenguaje surgió más o menos en el mes de noviembre y la lecto-escritura, que implica la integración de signos a nivel visual y su relación con de los sonidos del alfabeto, (ver el sonido del lenguaje) pensemos que surge alrededor de diciembre...
 
Los bebés puedes escuchar a través del medio dentro del vientre materno, aunque la audición en un medio aéreo es distinta al medio acuático, a los pocos días de nacido, el bebé es capaz de reconocer ruidos, aunque no los diferencia, y comienza poco a poco el proceso de diferenciar los sonidos del lenguaje, para comenzar su preparación para emitirlo, repetirlo y finalmente comenzar a hablar y mantener conversaciones, si esto es culturalmente estimulado.

Lo mismo deberá suceder con el proceso de la lecto escritura, es por ello encontrar personas que saber hablar, pero no leer y escribir. Este paso, exige que sea estimulado y la razón es simple, el surgimiento de la lecto- escritura, no fue una habilidad compartida por todos, solo unos cuantos tenían acceso al aprendizaje y desarrollaban la habilidad, el grueso de la población no tenía acceso al alfabeto, a los libros o a la escritura.

Con la llegada de la imprenta de Gutenberg, mayor cantidad de personas podían tener acceso a los libros, siempre y cuando pudieran pagarlos… así que pasaron muchos años antes de que la lecto-escritura se hiciera un aprendizaje con acceso libre entre la población, pero digamos que esto sucedió en el último minuto del 31 de diciembre en el calendario cósmico, por ende, el cerebro no tiene la práctica suficiente para desarrollarlo sin ayuda.

Lo que mi alumna y yo estamos explorando, es que las vías que el cerebro tiene para el lenguaje, materno son compartidas para el lenguaje  musical, (pues ese si es un proceso que hemos compartido por muchos miles de años, por eso nadie nos enseña a mover las caderas cuando escuchamos tambores), son compartidas por la lecto-escritura, pero lo hacen ajustándose a esta nueva habilidad.

Es por ello que cuando un niño tiene dificultades en la adquisición o consolidación  del proceso de aprendizaje escolar, recomendamos a los terapeutas pensar en pasos de bebé, finalmente a la especie humana nos ha llevado miles de años aprender y nunca nos detenemos.

!Gracias querida Valeria Galván Celis por tan interesante debate!, tu pregunta me hizo recordar que no todos vemos lo mismo, por eso siempre aprendo algo de ti:)

Referencias:

Lamb, T., Collin, SP., Pugh, Jr., E. (2007) Evolution of the vertebrate eye: opsin photoreceptors, retine and eye cup. Nature reviews Neuroscience, 8, 960-976.

Masterson, B., Heffner, H., and Ravissa, R. (2005) The evolution of human hearing. The Journal of the Acoustical Society of America. 45, 966

Wright, S. (1931) Evolution in Mendelian populations. Genetics. Disponible en: http://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC1201091/pdf/97.pdf